Aldara

¿Quieres hacer tu reserva?
Llama ahora: 677 36 70 20

EDUCACIÓN EN POSITIVO

¿QUÉ ES LA EDUCACIÓN EN POSITIVO?

La educación en positivo es educar (o bien reeducar) a los perros de una forma amigable, sin utilizar métodos que incluyan malestar, sumisión, dolor o miedo al animal. El objetivo es enseñar al perro a través de un aprendizaje basado en una relación de confianza entre ambos.

El adiestramiento denominado "clásico" se basa en las teorías de dominancia. Según sus seguidores, el perro tiene que ser el más bajo en la escala social que es la familia, siendo los propietarios los Alpha. Los métodos para conseguir jerarquizar así la unidad familiar se basan en el castigo, lo que a menudo lleva a problemas de agresividad. En la educación en positivo se rechaza este método totalmente, para abrir paso a la reducción de estrés y el refuerzo positivo de situaciones.

El método en positivo significa reforzar de manera positiva (comida, juego, caricias) las conductas que queremos que se repitan, e ignorar las que queremos que se extingan. Este método es el ideal para construir un vínculo seguro con tu animal de compañía, sea perro o gato. Por ejemplo, si tu perro pide en la mesa lo primero que tienes que hacer es dejar de darle comida en la mesa y no dejar nunca comida a su alcance allí. Cuando venga a pedirte ignóralo. Pero esto no será suficiente, porque tu perro está acostumbrado a pedirte y si no le das acabará frustrado y te pedirá con más insistencia o redirigirá su frustración a otra conducta problemática. ¿Qué puedes hacer? Muy fácil, enséñale el ejercicio de ir a su camita mediante refuerzo positivo: 5 minutos varias veces al día dirígelo con chuches allí y prémialo cuando vaya; ponle de vez en cuando comida allí para que se la encuentre cuando pase; rellénale un juguete de comida y dáselo en la camita. Ya verás cómo pronto prefiere estar allí que pidiendo en la mesa.

Las consecuencias de este método promueven en el perro el sistema de aprendizaje. Este crea individuos mas centrados ya que entienden lo que se espera de ellos, son capaces de altos grados de concentración y de modificar su conducta mas rápidamente. Se promueve la comunicación desde ambos lados, ya que aquí el propietario no castiga sino que educa y guía.