Aldara

¿Quieres hacer tu reserva?
Llama ahora: 677 36 70 20

Higiene canina

En este artículo hablaremos de cómo mejorar y mantener la higiene de nuestras mascotas mediante los baños, el cuidado dental y el cepillado del pelo.

La piel del perro se ve a menudo afectada por diversos factores externos. Una mala alimentación, el frecuente contacto con el barro, un champú demasiado agresivo, los ambientes cerrados e incluso jugar con otras mascotas puede incrementar el mal estado de la piel provocando caída de pelo y mal olor. Para mantener a nuestra mascota radiante, tanto físoca como emmocionalmente, somos nosotros quienes debemos tomar una serie de medidas higiénicas que ayuden al bienestar de los animales.

El BAÑO:

Bañar a tu mascota debe ser un evento muy poco frecuente. Únicamente debes bañarlo cuando sea extrictamente necesario, ya que, de hacerlo de forma muy continuada puede disminuir las defensas de la piel y reducir la grasa que lubrica y da brillo al pelo, resecándose la piel y pudiendo formarse caspa.

La temperatura ambiental para bañar a tu mascota debe rondar los 20ºC y el agua debe ser tibia, ya que si los perros cogen frío durante este proceso sus defensas disminuyen y prodrían sufrir infecciones respiratorias. En cuanto a los champús o jabones, no debemos usar bajo ningún concepto productos destinados a humanos, sino que ha de ser un jabón neutro o un champú diseñado para ellos. Es importante conocer que tipo de piel o pelo tiene tu mascota a fin de utilizar el producto más adecuado.

Para incrementar la eficacia del baño, debemos seguir una serie de pasos básicos:

- Cepillar y peinar al perro antes de meterlo en la bañera.

- Mojar bien a la mascota con agua tibia y aplicar jabón en el lomo, extendiéndolo hacia las patas y dejando a cabeza para el final.

- Tener specialmente cuidado en la zona de la cabeza, usar muy poco jabón y evitar que entre agua y jabón en los ojos, trufa y oídos.

- Aclarar el jabón aplicando agua de adelante hacia atrás. Es importante aclararlo bien, pues los restos de jabón podrían provocar trastornos en la piel de la mascota.

- Finalmente, secaremos a la mascota con una toalla, siguiendo la dirección del pelo y sin frotar, para evitar enredar el pelo. Luego usaremos el secador hasta secarlo por completo. Este paso es muy importante, ya que la humedad permanecerá en la piel de la mascota unos tres días después del lavado, y si no lo secamos bien podría enfermarse con los cambios de temperatura.

CUIDADO DENTAL:

Todos los animales, mientras comen, acumulan de forma natural restos de comida entre los dientes. Esto favorece que las bacterias de la cavidad bucal formen la placa dental. Si el depósito de sarro se incrementa, tambíen lo harán las posibilidades de padecer una enfermedad dental.

Las comidas blandas o de lata favorecen la aparición de Sarro, mientras que las comidas como el pienso y los huesos ayudan a eliminar la placa. Cuanto mayor sea el tamaño del pienso más efectiva es la limpieza debido al mayor número de masticaciones. Si observas acumulación de sarro en la dentadura de tu mascota, prueba a darle un hueso de cuero, algún juguete de plástico para destrozar o cualquier cosa que sea dura y flexible y que pueda masticar y romper sin dificultad. También podrías cepillar los dientes de tu mascota si lo crees necesario, utilizando una pasta dental adecuada e informándote previamente en tu veterinario.

CEPILLADO DEL PELO:

El cepillado de tu mascota tiene más importancia de la que se cree. No sólo sirve para desenredar nudos o quitar la suciedad y las hierbas adheridas al pelo, también es una forma de fortalecer el vínculo con tu perro y controlar la aparión de bultos u otras irregularidades que no podrían apreciarse a simple vista, sobre todo en perros de pelo medio o largo.

La frecuencia del cepillado depende del tipo de pelo de tu mascota: los perros de pelo largo necesitan ser cepillados varias veces por semana, mientras que a los de pelo corto les basta con una sesión semanal. Para esta tarea debemos usar un cepillo adecuado para el pelo del perro, siendo las cerdas más largas para perros de pelaje medio o largo y cortas para perros de pelo liso y corto. Hay múltiples cepillos que se adaptarán al pelo de tu perro, tómate tu tiempo para escoger el más adecuado.

Para cepillar a tu perro debes seguir siempre la dirección del pelo. En perros con pelo largo, asegúrate de desenredar los nudos pasando un cepillo con cerdas duras de forma suave y sin dar nunca tirones, ya que podríamos convertir un momento de relajación y tranquilidad en una tortura innecesaria.